¿Cuál es la base de una buena alimentación ? Todo empieza en una buena cesta de la compra en nuestro supermercado de confianza, pero hoy en día nos lo ponen muy difícil y parece que tenemos que ir con una lupa para analizar ciertos alimentos

Cuando queremos interpretar una etiqueta lo primero en lo que debemos fijarnos es en la CANTIDAD DE INGREDIENTES QUE TIENE UN PRODUCTO, mientras más ingredientes hay más probabilidades hay de encontrarnos grasas hidrogenadas, grasas saturadas, azúcares todo lo que ponga Jarabe de glucosa, fructosa, fécula, zumo concentrado de… etc debemos desconfiar de ese producto.

También debemos fijarnos en la cantidad de SAL. Un alimento es alto en sal cuando tiene 1 g de sal por cada 100g de producto.

Los aditivos Los famosos “E” no todos son malos. De echo hay algunos que son conservantes importantes como la vitamina C debemos encender nuestro radar cuando vemos E600 ya que estos son potenciadores de sabor y hacen que no dejemos de comer.

Si pone GRASAS VEGETALES también debemos encender nuestro radar porque puede contener aceite de Palma grasas hidrogenadas trans etc. si pone algún tipo de grasa aseguremos que estén bien definidas.

Y por último las cantidades: siempre en el etiquetado veremos los ingredientes ordenados de mayor a menor cantidad, el primer ingrediente que veamos siempre va a ser el protagonista del producto. 

Mi recomendación:

Busquemos siempre alimentos frescos, esos que no necesitan etiqueta como la fruta y la verdura ya que estos no necesitan etiqueta para saber qué ingredientes tiene.

¿Te ha gustado este post?

Deja un comentario